(664) 634.03.86 [email protected]

Tenía 10 años cumplidos y se estrenó una película, no muy popular, pero si fantasiosa y difícil de entender el porqué la querías ver, se llama “Teen Wolf” o traducido “Lobo Adolescente”, aunque no sé realmente bajo qué traducción en español la pueden encontrar. Tuvo un auge, que hasta recuerdo hicieron caricaturas del tema y una secuela años después que no funcionó. Ya ven cómo hay personas que les encanta renacer y recrear algo que solo se da y se debe dejar de ser, ya que el sueño original que creó la idea solo piensa en una vez y no en secuelas.

Esta película trata de un adolescente, que viviendo con su papá únicamente ya que su madre había fallecido, trabajaba en el negocio de la familia, una ferretería. Estudiaba y jugaba basketball en el equipo de su escuela, aunque no tenía la altura, tenía las ganas, y muchas veces eso es más que tener altura, o como decía mi entrenador de basketball, ya que yo también jugaba este deporte en mi adolescencia:

El ganador juega con el corazón, ¡ese nunca se agota!

En la película el adolescente lobo, no sabe que es lobo hasta que un día estando en la edad se convierte en tal, él era reservado, no popular y tenía algo tan grande que el más popular no tenía; pero era ciego ya que, en su soledad e inseguridad, no miraba al frente y ahí había una mujer, que estaba súper enamorada de él, pero de él, y la te mostraba que con la sola mirada, y de cómo el simple acto de verlo en la mañana se hacía su día ella, ¡eso es amor !, eso lo dije en mi mente cuando estaba en el cine viendo por primera vez esta película.

Y si no mal recuerdo fue la

Primera vez que soñé, ¡ese amor lo quisiera en mi vida!

Soñé por muchos años esa película, quizás teníamos en común que yo también estudiaba, también trabajaba en el negocio familiar, una ferretería y tienda de pinturas y también jugaba basketball. Más sin embargo cada mañana que salía de mi casa, nunca encontré a esa mujer enamorada de mí, esperando que la saludara y que yo le hiciera su día.

Tanto en la película como en la vida real siempre hay un presuncioso que todo lo tiene y todo lo puede, y que las mujeres lo siguen, que por lo cual él tenía una modelo de novia, y el adolescente lobo en algún momento de la película demuestra que él quería ser ese hombre y tener esa modelo.

El día que el lobo sale, todo mundo se sorprende, ¡pero él más!

Y tal empieza una nueva era en su vida de la cual se vuelve el más popular, tanto en la escuela como en el deporte, la modelo deja al presuncioso y se va con el lobo, y la mujer que estaba enamorada de él nunca deja de hacerlo y resiste esa etapa, a tal grado que con el tiempo la película demuestra de cómo él se encuentra y escoge ser él, no el lobo, y se ve como él renace, aunque siempre era, solo que no creía en él, ¿y saben?

La película demuestra cómo ella hace que él se encuentre.

En las últimas escenas, se juega un partido final entre los dos equipos finalistas en basketball. Él llega siendo él, y no el lobo, todos asombrados y angustiados; le preguntan: Y ahora, ¿Qué vamos a hacer?

Y dice: ¡A jugar!

Durante el juego escuchas una canción que la frase principal dice:

¡Ganar al final!

No importa lo demás, solo ganar ¡al final!

Al final el partido se gana por un punto, el presuncioso pierde y en esa última escena, donde todos bajan de las gradas, felicitan al equipo; se crea un camino donde hay dos paradas:

En la primera parada se encuentra el modelo y en la segunda; ella. Ella quien siempre estuvo ahí. Él sin pensar, con la mirada de frente y el ímpetu del gane, se esquiva a la modelo y se va con ella, se besan y el final habla tanto:

Nos dice lo importante que es encontrarnos, para poder ver lo que Dios nos pone enfrente.

Como dato real, esa actriz que hizo el papel de la mujer que estaba enamorada de él, en vida real, siguió sus estudios, se casó, tiene familia, forma parte de un consejo para el mejoramiento de su ciudad, y como dato real les digo:

¡Las películas si inspiran!

Así que cuando se den el tiempo de ver la luna, piensen en su parte de ¡lobo!

Y aunque la luna este llena o no, siempre piensen, sientan y admiren a su persona;

Hace 10 días exactamente volví a ver esa película y busqué la vida de esa actriz:

Y en una entrevista ya mayor dijo:

Yo me inspiré de algo que actué para que la persona que la mire se inspire también, no sé si alguien más se inspiró, pero valió la pena mandar el mensaje.

Desde hace diez días parte de mis sueños los dedico en ver la luna y al despertar en las mañanas salgo de mi casa y soy ¡inspiración!